Categorías
Aprender a vivir Bienestar Educacion Emociones Inteligencia Emocional Liberarse Motivación y crecimiento personal Recuperar mi autoestima Ser feliz Sin categoría

Después del orgullo viene la caída.

el orgullo

Tras la arrogancia, el fracaso.

Después del orgullo viene la caída; tras la arrogancia, el fracaso. No hay muchas vueltas respecto a este tema. Esto es simple, ¿eres orgulloso?, indefectiblemente caerás, eso es ley. Una persona soberbia/orgullosa, ambas hablan de superioridad, es realmente difícil de llevar. Se hace casi imposible para cualquier persona tener desde un dialogo hasta una relación de amistad, laboral sentimental etc.

Tener un dialogo con una persona con un excesivo espíritu de superioridad es una tarea irritante y desgastante.

El diccionario nos enseña que:

SOBERBIA: Sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos. 

ORGULLO: Exceso de estimación hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás.

pride

Carencia de una sana estima.

Hubo un momento en que las personas se dieron cuenta que tenían grandes carencias, supongo que no sabían cuales eran exactamente. Tenían dos opciones, dar con la raíz de esas carencias para sanarlas o intentar ocultarlas haciendo como que nada pasa..

Creo que se pueden diferencias el resultado de ambas por algunas actitudes, los primeros se ríen, hacen bromas de sus desgracias, no se ofenden por cualquier tontería. Los segundos, no se te ocurra contradecirles, decir lo que piensas y que no le agrade o hablar de temas pasados porque te sepulta en vida. Entre varios síntomas mas me imagino imagino.

Mala decisión la de creer que uno vale mas que los demás, que debe tener derechos, privilegios, por encima del resto. Es muy grave creerse superior, si. Y la soberbia no solo afecta al ego sino también al intelecto, ya que su soberbia les hace creer que tienen la verdad absoluta. No aceptan otra tipo de opinión distinta a la suya, en un dialogo automáticamente desvalorara cualquier punto de vista diferente al suyo.

Sin orgullo conservamos los pies sobre la tierra.

En Proverbios 16:18 dice: “Después del orgullo viene la caída; tras la arrogancia, el fracaso.” Esto nos enseña que toda actitud o comportamiento de soberbia, de orgullo, de arrogancia trae consigo consecuencias de derrota, de fracaso y de humillación. Una persona no debería andar por la vida creyéndose superior a otra.

Ni el dinero, fama, éxito, belleza, intelecto etc habilita un comportamiento de superioridad para con los demás, ¿Esta permitido? ¡Si claro que lo esta! Cada persona es y sera como mejor cree que deba ser, pero una cosa es luchar por ser mejor y otra muy distinta es creerse superior.

Humilde de corazón no de bolsillo.

Existe una linea muy delgada que divide el valorarse, el tener una estima sana, cuidarse y hacerse valer. El simple hecho de tener valores inculcados, tener dignidad hace que una persona luche por salir adelante decentemente. Respetando a sus pares, honrando a sus padres, a la confianza que los demás depositan en el/ella. Aprendiendo a escuchar, tener los pies sobre la tierra.

El significado psicologico de la soberbia:

Según la psicología, el origen de una personalidad soberbia puede residir en una gran inseguridad y baja autoestima. Aunque parezca contradictorio, cuando una persona teme ser herida y se siente inferior a los demás puede desarrollar una imagen con la que mostrarse al mundo de manera segura. Las personas soberbias suelen expresar exageradamente sus cualidades y fortalezas, probablemente lo hacen por miedo a mostrar sus puntos débiles y ser heridos. Y por supuesto una inmensa necesidad de aprobación permanentemente. (información extraída del articulo de Psicología on line) Después del orgullo viene la caída.

Promesas, no como las nuestras.

Una promesa de Dios porque para Él nada esta perdido: Salmos 138:6-8 dice: “Dios mío, tú estás en el cielo, pero cuidas de la gente humilde; en cambio, a los orgullosos (a los soberbios) los mantienes alejados de ti. Cuando me encuentro en problemas, tú me das nuevas fuerzas. Muestras tu gran poder y me salvas de mis enemigos. Dios mío, tú cumplirás en mí. Todo lo que has pensado hacer. Tu amor por mí no cambia, pues tú mismo me hiciste. ¡No me abandones!”

Dios le bendiga.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida

Le invito a seguir leyendo: LA ETERNA DISCONFORMIDAD DEL FEMINISMO.

MONIKA LA LINDA