Fue una de las actrices porno más exitosas del mundo, dejó la industria, conoció a Cristo y su vida fue transformada.

«De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es ; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas» 2 Corintios 5:17

Se trata de Brittni de la Mora. De ganar 30 mil dólares al mes por sus películas a convertirse en pastora de una iglesia cristiana evangélica en San Diego, California.

Brittni de la Mora dejó la industria pornográfica para convertirse en pastora evangélica.

Brittni de la Mora dejó la industria pornográfica para convertirse en pastora evangélica.

La vida de Brittni de la Mora dio un giro de 180 grados. Después de una vertiginosa carrera en la industria pornográfica, decidió abandonar su trabajo como actriz. Seis años después de ese quiebre, formó una familia y se convirtió en pastora de una iglesia de San Diego, en California.

Muchos la conocieron por su nombre artístico, Jenna Presley. La joven promesa del rubro llegó a aparecer en más de 300 videos sexuales y en su mejor momento profesional ganaba 30 mil dólares al mes.

Brittni de la Mora ahora está casada y se dedica a los bienes raíces.

Afirma la Biblia: «Y aunque la gente de este mundo piensa que ustedes son tontos y no tienen importancia, Dios los eligió, para que los que se creen sabios entiendan que no saben nada. Dios eligió a los que, desde el punto de vista humano, son débiles, despreciables y de poca importancia, para que los que se creen muy importantes se den cuenta de que en realidad no lo son» 1 Corintios 1:27-28

Brittni de la Mora ahora está casada y se dedica a los bienes raíces.

Pero detrás de las cámaras, la vida de Brittni se había transformado en una pesadilla. En especial, por su adicción a las drogas. «Gastaba miles y miles de dólares en eso. Primero fue con la cocaína, pero después terminé luchando con la heroína», aseguró.

Su acercamiento con la industria pornográfica fue cuando apenas tenía 16 años. En ese entonces, había viajado con un grupo de amigos a México. «Me sentí rechazada desde niña y adolescente, en mi hogar había mucho caos. Así que empecé a buscar amor y aceptación en los lugares equivocados», admitió.

Fue en esa travesía que entró por primera vez a un club de striptease, en donde se emborrachó y terminó bailando en el escenario. Después de eso, comenzó a desnudarse para pagar la universidad hasta que la reclutaron dos productores de la industria porno.

Brittni de la Mora admitió que durante su paso en la industria porno sufrió una grave adicción a las drogas.

Aunque en un principio le aseguraron que ellos hacían «películas románticas» y que estaba destinada para ser una estrella, Brittni supo desde el primer momento que la querían para videos porno.

Tras aceptar la oferta, fue representada por «una agencia de primer nivel» y su vida cambió por completo.Dejó sus estudios universitarios y se dedicó por completo a la industria.

Los problemas no tardaron en llegar. Dos meses después, se contagió una enfermedad venérea y se dio cuenta de que su trabajo ya no le gustaba tanto como en un principio. Aunque el revés más duro lo recibió cuando uno de los directores con el que trabajaba le dijo que estaba gorda. En ese tiempo, pesaba 47 kilos.

Desesperada por encajar, y con antecedentes de anorexia, Brittni empezó a consumir drogas. Fue porque una de las actrices que había conocido le aconsejó que con la cocaína perdería peso más fácil. «Tenía más energía, podía realizar las escenas y ni siquiera pensar en las consecuencias, me estaba dando esta falsa sensación de felicidad, pensé que era feliz mientras lo hacía, pero en el momento en que se iba el efecto de las drogas ya no era feliz, así que tenía que inhalar otra línea», recordó.

Brittni de la Mora ahora es pastora evangélica en San Diego, California.

“Tenía un Mercedes del año y cada bolso nuevo de Louis Vuitton, los tacones de Christian Louboutin”, recordó Brittn

En medio de la vorágine, Brittni se dio cuenta de que cada vez era más infeliz y que si continuaba con ese estilo de vida se iba a suicidar. Fue en ese entonces que llamó a su abuela para pedirle ayuda y se mudó con ella de Los Ángeles a San Diego.

Su familia le aconsejó ir a la iglesia para poder superar sus adicciones. Y en 2012 abandonó definitivamente su carrera en la industria porno y empezó a transitar su cambio espiritual.

Al poco tiempo, conoció al pastor Richard de la Mora, con quien se casó en 2016. Ahora ambos dirigen el ministerio de jóvenes adultos. Con respecto a lo laboral, Brittni se convirtió en agente de bienes raíces. «Gano tanto como lo hice en las películas y no tengo que quitarme la ropa», agregó.

Brittni también asiste a convenciones sobre pornografía para hablar con los artistas sobre las enseñanzas de la Biblia.

«Vivo la vida sin arrepentimientos. Si nunca hubiera entrado en la industria del porno, no habría podido hacer todas las cosas increíbles que estoy haciendo ahora«, concluyó la ahora predicadora.

Fuente: TN TODO NOTICIAS

 

DIOS LE BENDIGA

Si está de acuerdo y quiere ver el poder de Dios sobre su vida, le invito a hacer esta oración de Fe.

¡Gracias Señor por abrir mis ojos y por hacerme libre. Jesús, hoy te recibo en mi corazón como único y suficiente salvador de mi vida. Reconozco que te necesito, que soy pecador y ahora me arrepiento y te pido perdón. Señor anota mi nombre en el libro de la vida y guarda a mi familia. Amen

“La Biblia es nuestro manual de instrucciones. Es medicina preventiva para nuestra vida”

Ser Mejor facebook

Ser Mejor instagram

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.