Categorías
amor Educacion Emociones Inteligencia Emocional Liberarse Parejas Recuperar mi autoestima Relaciones Ser feliz Sin categoría

El amor no correspondido.

Hablemos claro.

un amor no correspondido

El amor no correspondido. Cada vez que leo este tipo de imágenes me es inevitable no dar mi opinión al respecto. Se que muchas veces sueno como que soy una persona muy dura, pero en realidad, es mas por compasión al otro que decido escribir. Defiendo fervientemente la libertad de cada ser humano, sin ella nada de lo demás vale la pena.

an unrequited love

Esta imagen es un pequeño dialogo de un reproche debido a un dolor. Estamos convencidos que la gente no nos valora como deberían hacerlo. El amor en su gran mayoría es egoísta, demasiado para mi gusto. Todos tenemos el mismo derecho, de pelear hasta el final por lo que queremos. Unos por tener a su lado a la persona amada y otros por la libertad de no estar atados a alguien a quien no aman. Ambas luchas son lícitas.

Conservar la libertad de decidir siempre.

En muchas oportunidades nos hemos sentidos identificados cuando se tocan estos temas, cuando no hemos sido correspondidos. Esto duele y duele mucho de verdad, lo sé, lo he vivido y sé lo que se siente. Pero… esto no nos permite creer que la otra persona esté en la obligación de amarnos por todo lo que “hayamos hecho” o “dejado de hacer” por el o ella. Ya que esto fue voluntario por cada uno y no impuesto.

También he estado del lado en que he sido amada y no he correspondido. Es una situación difícil, ya que no depende de la decisión de uno mismo. Si bien, siempre hablo de que amar es una decisión, no me refiero a este tipo de amor. A este nadie puede descifrarlo con exactitud, yo no puedo describirlo, carezco de habilidad para hacerlo.

El amor no se impone.

Llena de honra que alguien te vea como “lo mejor que le paso en la vida”, entre otras exageraciones mas que solemos decir. Muchas personas intentan corresponder a este sentimiento pero… creedlo, tanto poder no tenemos. Así como unos se enamoraron sin decidirlo, otros no se enamoran porque tampoco pueden decidirlo.

¿Porque no me es correspondido?

Recuerdo hace algunos años atrás, cuando el hombre del cual se había apoderado de mi corazón (aquí ya lo estoy responsabilizando), no tenia interés por mi (o no como yo esperaba), me frustraba como mujer, me enojaba con él, no podía entender que no sienta lo mismo que yo. Llore un tiempo por este desamor, cuando note que tal vez, le incomodaban mis mensajes, que le era indiferente hablar conmigo o no. Empece a ponerme en su lugar, es decir, él no podía brindarme lo que yo quería. No porque no quisiera, sino porque no lo sentía, yo no estaba dentro de su corazón.

Empatia por la pobre victima.

En un buen momento, Dios trajo a mi memoria, lo que había vivido muchos años atrás, cuando yo ocupaba ese lugar, de “la desagradecida” si mi amor no le era correspondido o “la traidora” si prefería a otro. Recibí reproches que no entendía, castigo verbal que no merecía. Tanta insistencia, que le hacia perder su propia dignidad. Debido a su frustración mi nombre fue bastante maltratado, ante mis ojos una persona así, es simplemente, es un hombre carente de hombría.

El problema de esto es que se profundiza el daño y ya no importa si se perjudica a quien”supuestamente” se ama. La persona despechada, sea hombre o mujer, castiga de la forma que pueda, algunas veces supongo que por ignorancia y otras por venganza.

El amor no correspondido cuando no es responsable, suele ser agresivo y perjudicial. Llegando a un punto de que la felicidad de nuestro amado/a es lo que menos importa. Esto decepciona también, no es justo condenar a otro por no correspondernos. Tenemos una sola vida y somos libres de elegir quien nos acompañara en este caminar y quienes no.

Como “des-enamorarnos” de quien no nos ama.

Lo que a mi mas me sirvió fue provocar empatia en quien era “el hombre de mis sueños” (por ese entonces). No la tenia de manera natural, por eso digo que la tenia que provocar cada día. Pensar ¿Me gustaría a mi que alguien me condene por no poder amarle? – Que prácticamente se me obligue ¿De verdad me gustaría? – Estar consciente que la otra persona no me ama pero ¿Empezaría o continuaría una relación igual, sabiendo que no es feliz a mi lado?

El amor forzado o por lastima, tiene los días contados.

¿Realmente lo amo tanto que su felicidad me importa tan poco? Cuando yo empece a aprender sobre el amor, lo que me enseñaba la Biblia. Empece a analizar mis propias experiencias desde ambas posturas, entendí que el que ama se sacrifica (en el buen sentido de la palabra). Es decir, yo te amo tanto que quiero que tu seas feliz, aunque no sea conmigo.

Parece de telenovela y hasta poco creíble pero aunque duele mucho al principio, puedo decir que es la mejor decisión que una persona puede tomar. Mi exprincipe azul nunca lo supo, simplemente deje de insistir, se merecía de mi compasión. No podía obligarlo a que se acuerde que yo existía, la dignidad es el limite.

Al tiempo comencé a sentirme mas liviana, cada día pensaba un poco menos, cuando venia a mi mente pensaba en otra cosa productiva, no escuchaba música deprimente, escuchaba por vídeos de youtube a psicólogos y su opinión sobre “el amor no correspondido”, leía la Biblia y así poco a poco fui siendo libre de ese sentimiento, fue reemplazado por paz.

Recordar siempre esto, vayamos livianos por la vida.

No le hemos arruinado la vida a nadie y esto es impagable, nadie hoy puede reprocharnos nada, no cargamos con culpas. Y lo mas importante, NO HEMOS PERDIDO EL TIEMPO Y NO SE LO HEMOS HECHO PERDER A LOS DEMÁS.

El amor no correspondido también nos enseña el respeto individual.

El proceso es lento, como todo lo que debe ser sanado de manera correcta. Como siempre digo, la magia no existe, hay que pagar un precio. Soltar lo que no nos pertenece y aprender a ponernos en el lugar del otro, el respeto por la vida de cada persona y no condenarlos, no nos deben nada. La aceptación ante la realidad, acelera los tiempos de superación ante un dolor como este. Solo es cuestión de aprender a amar de verdad.

Que Dios nos bendiga a todos con sabiduría, discernimiento y amor propio.

Le invito a continuar leyendo HOMBRES Y MUJERES QUE NO QUIEREN SER PADRES.

christian louboutin
Publicidad
 kelly hermes
Publicidad

2 respuestas a “El amor no correspondido.”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s