Hay esperanza para usted.

Fueron muchos, todos necesarios, cada uno puestos estratégicamente, para guiar mi camino con su luz. Luces que antes también habían estado apagadas por los huracanes de la vida. Pero que gracias a Dios y con la guía de otras antorchas ya alumbrando, éstas también fueron encendidas… y así empezó la cadena.

En una total desorientación, con sus flechas me indicaron el camino… Cambie de dirección, volví por donde había entrado a mi dolor para encontrarme con mi creador, llegue cargando mi tan pesada cruz… volví a la fuente, a beber agua de vida para apagar el ardor que traía en el alma.

Todos estaban listos desde hacía mucho tiempo atrás de mi encuentro con ellos, y oraban por mi, cuando según yo, eso no necesitaba, cuando a mi ni siquiera me importaba. Y cuando por fin llegue a cada uno de ellos, a lo largo de estos 7 años, fueron mi guía para enseñarme por donde era el camino, mientras por medio de abrazos, palabras, paciencia, silencios y su bendito tiempo inyectaban vida en mi.

Y hoy aquí me ves, con un corazón alegre que hermosea mi rostro como tan claramente dice Su palabra.

Si se puede salir de una depresión, si se puede llevar con más liviandad una enfermad, si se puede salir del más profundo dolor como lo es la pérdida de un ser querido, ¡Si se puede!

Cuando tienes un encuentro personal con Cristo, algo imposible de describir con palabras, algo único y personal, es cuando empieza nuestro proceso de sanacion, de restauración, de reconstruir nuevos muros, esta vez con mejores cimientos formados por la roca, y esa roca es Jesús. Empiezas a ver que existe un mundo por descubrir, que hay gente por ayudar, que somos útiles y que somos amados, que no todo estaba perdido, que no todo fue tan malo, que todo fue parte de un plan para que encuentres tu propósito por el cual fuiste elegido a venir a este mundo. Somos nada más y nada menos que un milagro de Dios.

El eterno agradecimiento a todas esas personas que Dios puso en mi vida para llegar a Él. Fueron antorchas en mi más profunda oscuridad. Y puedo decir una vez más, la palabra de Dios se cumplió, tengo bienestar en el alma, esperanza para esta vida y es por esto que escribo.

“Yo se los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, para darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo”. Jeremías 29:11

#DesarrollarLaConcienciaDeMuerte

http://www.monikaojeda.com

Instagram: @monikaojeda

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s