¿Se atrevería a casarse o hacer negocios con una mala persona? (Lea la reflexión completa)

Como siempre nuestro bendito manual de instrucciones, la Biblia, lo dijo antes… Hoy en día, en otras palabras, lo afirma Warren Buffett, quien es considerado uno de los más grandes inversores en el mundo. Algo debe haber aprendido este señor para dar esta afirmación.

-Dice la Biblia (…) ¿Acaso hay algo en común entre la justicia y la injusticia? ¿Cómo puede estar la luz junto con la oscuridad?»

‭‭2 Corintios‬ ‭6:14‬ ‭PDT‬‬

La diferencia de valores, de prioridades entre las personas tarde o temprano se empieza a notar. Al principio de toda relación amorosa, financiera, amistosa etc todo es rosa, con el pasar del tiempo deja de serlo y dicen “como ha cambiado”, cuando en realidad, lo que uno ve ahora es la persona en su pura esencia, el real.

No se puede pactar nada con nadie que no tenga los mismos “valores” que la otra parte, ya sea para matrimonio, negocios, planes como se ha mencionado anteriormente. Cuando hablo de “valores” me refiero a que el corrupto debe pactar con el corrupto (la oscuridad, la injusticia), el íntegro con el íntegro (la luz, la justicia). Un trato mezclado es incompatible y daña grandemente, por supuesto que a los que son luz, ya que el otro ya está corrompido moralmente y es por esto, que no es suficiente para la vida “ser bueno”, es fundamental obtener sabiduría.

El cariño que uno pueda sentir por otra persona no la convierte a ésta en mejor, simplemente nos inventamos una ilusión de creer que el otro no va hacernos daño, no va a fallarnos, no va a estafarnos porque somos buenos y no nos lo merecemos. El justo valorará la bondad del otro como un tesoro, en cambio el injusto ni siquiera sabe lo que es la empatía. El comportamiento diario de una persona siempre nos muestra directa o indirectamente las intenciones que tiene, lo que sale de la boca de todo ser humano es lo que hay en su corazón y si decidimos no escuchar, si no queremos ver lo que sucede a nuestro alrededor, es una bomba de tiempo, es cuestión solo de esperar, porque lo repetiré siempre hasta el hartazgo, nadie tiene el poder de cambiar a otra persona. No es falta de Fe en que haya un cambio, es prudencia. Hay que observar con los ojos de la realidad y no con la falsa esperanza autoimpuesta. El discernimiento es quien te alerta si hacemos bien en apostar, en confiar y cual es el límite. La sabiduría es aceptar lo que vemos en el otro más allá de nuestras intenciones, más allá de nuestros sentimientos y saber apartarse cuando algo no nos conviene. Es medicina preventiva.

#DesarrollarLaConcienciaDeMuerte

www.monikaojeda.com

Instagram: @monikaojeda

Fan page: Monika Ojeda

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.